Programas para el desarrollo del empleo

Imagen

1-.Programas para el desarrollo del empleo:

Cooperativas:

Las cooperativas, en calidad de organizaciones empresariales, contribuyen al desarrollo económico, generan más de 100 millobes de empleos y garantizan el sustento de cerca de un cuarto de la población del mundo. Las cooperativas constituyen un canal importante para poner en relación los valores del mercado y los valores humanos.

En el sistema de las Naciones Unidas la OIT es la agencia encargada del más grande y diversificado proyecto de promoción de cooperativas. Las cooperativas viables y autosuficientes, formadas por productores, consumidores, trabajadores y empresarios de todo el mundo, han demostrado su gran potencial para generar oportunidades de empleo, empoderar a las personas, brindar protección y aliviar la pobreza. El programa de asistencia de la OIT para el desarrollo de las cooperativas está orientado a ofrecer asesoría sobre políticas y legislación, a capacitar a través del desarrollo de recursos humanos, a combatir la pobreza con los propios medios, a encontrar mecanismos alternativos para entregar servicios sociales, y además cuenta con un programa regional especial para pueblos indígenas y tribales.

Ciudadanía de empresa:

La OIT ayuda a generar sistemas de apoyo y capacidades gerenciales para que las empresas puedan mejorar su productividad y competitividad, y para promover una buena ciudadanía de empresa. Esto incluye el apoyo a los interlocutores sociales y las empresas para que puedan emprender el camino hacia la productividad y la competitividad con acciones a los niveles tripartita, multisectorial y empresarial. La OIT respalda la reestructuración de empresas para que sean más sensibles a los temas sociales y promueve las normas internacionales del trabajo y las buenas prácticas gerenciales. La Organización también aporta capacitación gerencial y asistencia técnica con el fin de mejorar el capital humano y social de las empresas.

Economía informal

La economía informal genera entre la mitad y las tres cuartas partes de todo el empleo no agrícola en los países en desarrollo. Aunque no es posible generalizar con respecto a la calidad de los empleos informales, con frecuencia implican malas condiciones laborales y está relacionada con el aumento de la pobreza. El empleo informal puede tener características como falta de protección en casos como el no pago de salarios, obligación de hacer sobretiempo o turnos extraordinarios, despidos sin aviso ni compensación, condiciones de trabajo inseguras y ausencia de beneficios como las pensiones, el reposo por enfermedad o el seguro de salud. Las mujeres, los migrantes y otros grupos de trabajadores vulnerables que no tienen otras oportunidades se ven obligados a aceptar trabajos en condiciones de informalidad. La Resolución sobre trabajo decente y economía informal adoptada por la Conferencia Internacional del Trabajo en 2002 pidió brindar atención a las necesidades de trabajadores y unidades económicas en la economía informal, con énfasis en un enfoque integrado desde la perspectiva del trabajo decente. La OIT ha puesto práctica mecanismos para recopilar y compartir los resultados de buenas experiencias y políticas de todo el mundo, relacionadas con sus cuatro objetivos estratégicos, con el fin de mejorar el “saber hacer” y el “mostrar cómo”.

Empresas sostenibles

La OIT es el único organismo de las Naciones Unidas que reúne a representantes de los gobiernos, de los empleadores y de los trabajadores para diseñar políticas y programas de forma conjunta con el objetivo de promover empresas sostenibles. Basándose en las últimas propuestas sobre desarrollo sostenible, promoción del sector privado y buena ciudadanía de empresas, la Conferencia Internacional del Trabajo de 2007 de la OIT abordó las necesidades apremiantes para el desarrollo sostenible, la globalización equitativa y el rol de las empresas. En sus conclusiones presentó un programa para orientar la promoción de empresas sostenibles. El Programa de Empresas Sostenibles se aplica a las empresas de todos los tamaños, desde microempresas a multinacionales, y de todos los tipos, entre los que se incluyen las cooperativas y las empresas sociales.

Desarrollo económico local

Las comunidades, ciudades y gobiernos de todo el mundo cada vez más al desarrollo económico local (DEL) estrategias en respuesta a los retos de la globalización y el impulso para la descentralización.

DEL significa algo más que el crecimiento económico. Se está promoviendo la participación y el diálogo local, conectando a la gente y sus recursos para un mejor empleo y una mejor calidad de vida de los hombres y las mujeres.

La meta de la OIT de trabajo decente para todos se refleja en las estrategias de DEL a través de su enfoque en el crecimiento, la reducción de la pobreza y la inclusión social. interlocutores sociales de la organización adoptan cada vez DEL en programas de trabajo decente del país, los cuales son desarrollados y acordados por los gobiernos, las organizaciones de trabajadores y empleadores. Las estrategias de DEL También se han desplegado en los países afectados por la crisis mundial del empleo, el aumento de la coherencia y eficacia entre los paquetes de políticas nacionales y las realidades locales.

Microfinanciamento

Las instituciones y mecanismos financieros contribuyen a generar empleo, a reducir la vulnerabilidad de los trabajadores pobres y a complementar las políticas que tienen como objetivo el mercado laboral. El Trabajo Decente reconoce el papel del sector financiero en la justicia social y promueve alianzas con las instituciones financieras, en particular aquellas que conjugan objetivos sociales y económicos.

Un buen ejemplo son las microfinanzas, una estrategia que proporciona productos de ahorro, seguro y préstamo para ayudar a los trabajadores pobres y a sus familias a lidiar con el riesgo. El Programa de Finanzas Sociales provee servicios a los mandantes de la OIT en las siguientes áreas: integración de políticas económicas y sociales, generación de un ambiente propicio para las inversiones y el empleo, reducción de la vulnerabilidad de los pobres, y fortalecimiento la capacidad de los interlocutores sociales de informar, aconsejar y apoyar a sus mandantes.

Empresas multinacionales

En la actualidad hay unas 50.000 empresas multinacionales con 450.000 filiales que dan trabajo a más de 200 millones de personas en el mundo. Su impacto puede percibirse en casi todos las facetas de la actividad industrial, comercial, de servicios y negocios. En 1977 el Consejo de Administración de la OIT adoptó la Declaración tripartita de principios sobre las empresas multinacionales y la política social, con la finalidad de orientar e inspirar el comportamiento de las empresas multinacionales y la forma en que se relacionan con los gobiernos donde operan y las organizaciones de empleadores y trabajadores. Los principios de la Declaración reflejan las buenas prácticas y políticas en los sectores del empleo, formación, condiciones de trabajo, seguridad y salud, y relaciones industriales.

Recuperación y reconstrucción

Las crisis tienen efectos devastadores sobre las sociedades, en particular en países pobres o vulnerables. Los conflictos armados, los desastres naturales, la depresión financiera y económica, y la dificultad en las transiciones políticas y sociales destruyen la infraestructura socioeconómica, los medios de producción, los recursos humanos y naturales, y un gran número de puestos de trabajo. La magnitud, extensión y la tendencia a aumentar de este tipo de tragedias humanas hacen necesaria una atención especial por parte de la OIT. Para enfrentar este reto la OIT creó el Programa de Respuesta a las Crisis y Reconstrucción. El Programa aborda los desafíos que las crisis provocan en materia de Trabajo Decente, y funciona a través de una combinación de desarrollo del conocimiento, directrices técnicas y políticas, actividades de movilización, fortalecimiento de las potencialidades e iniciativas locales de reacción inmediata. El objetivo del programa es facilitar la reactivación de los medios de vida y la reintegración socioeconómica de los grupos afectados por la crisis, promover la reconstrucción y el desarrollo de los países y disminuir la posibilidad de que las crisis ocurran y su impacto negativo.

Pequeñas empresas

En acceso al trabajo decente es un antídoto contra la persistencia de exclusión social en la economía mundial. El crecimiento sostenido de las empresas es esencial para la creación de empleo. La OIT trabaja para generar empleo decente y sostenible en todo tipo de empresas, con especial atención a las pequeñas empresas y aquellas de base comunitaria, y para apoyar la modernización de las microempresas en el sector informal, un área en la cual se genera la mayor parte de los nuevos trabajos en el mundo. El Programa de Desarrollo de Pequeñas Empresas (SEED) de la OIT tiene el objetivo de liberar el potencial de la pequeña empresa para crear más y mejores trabajos. Puesto que en la actualidad la mayoría de las mujeres y hombres se ganan la vida en este sector – pequeñas y micro empresas, empleo independiente, y trabajo en domicilio – es allí también donde las políticas, reglamentos, formación empresarial, desarrollo de mercados y capacidad de organización pueden tener mayor significado.

2-.Alcances:

Ayuda Al Desarrollo

Desde comienzos de los años 50 la OIT proporciona cooperación técnica a países de todos los continentes y en todas las etapas de desarrollo económico. Los proyectos de cooperación técnica son realizados mediante una estrecha colaboración entre los países receptores, los donantes y la OIT, que tiene una red de oficinas regionales y de área alrededor del mundo.

El objetivo general de la cooperación técnica de la OIT es la puesta en práctica del programa de Trabajo Decente al nivel nacional, apoyando a los mandantes tripartitas con el fin de que este concepto se haga realidad para todas las mujeres y hombres.

La extensa red de oficinas en África, Asia, América Latina, Europa Central y Oriental y el Medio Oriente proporciona orientaciones técnicas sobre políticas y respalda el diseño y la aplicación de programas de desarrollo.

Género Y Desarrollo

La igualdad de género es considerada de suma importancia con el fin de lograr Trabajo Decente para todas las mujeres y hombres, y llevar a cabo cambios sociales e institucionales que produzcan un desarrollo sostenible con igualdad y crecimiento. La igualdad de género se refiere a la igualdad de derechos, responsabilidades y oportunidades que deberían beneficiar a todas las personas, sin importar si son hombres o mujeres.

En el contexto del mundo del trabajo, la igualdad entre mujeres y hombres incluye los siguientes elementos:

Igualdad de oportunidad y trato en el empleo

Igualdad de remuneración por trabajo de igual valor

Igualdad de acceso a condiciones seguras y saludables de trabajo y a la seguridad social

Igualdad en materia de sindicalización y negociación colectiva

Igualdad en el acceso a un desarrollo profesional significativo

Equilibrio entre trabajo y vida familiar que sea justo tanto para mujeres como para hombres

Igualdad de participación en la toma de decisiones a todos los niveles

En vista que las mujeres suelen estar en una posición desventajosa frente a la de los hombres en el trabajo, la promoción de igualdad de género implica darle una atención explícita a las necesidades y las perspectivas de las mujeres. Al mismo tiempo, hay efectos negativos de consideración sobre las relaciones de poder y expectativas de los hombres y niños debido a los estereotipos sobre lo que significa ser de sexo masculino. Tanto las mujeres como los hombres, las niñas y los niños, deben ser libres para desarrollarse y tomar decisiones basadas en sus intereses personales y sus capacidades, sin limitaciones impuestas por roles de género y prejuicios.

La OIT ha adoptado un enfoque integrado para la igualdad de género y el trabajo decente. Esto implica trabajar en favor de la igualdad de oportunidades de empleo a través de medidas que mejoren el acceso de las mujeres a la educación, a la capacitación y a los servicios de salud, tomando en consideración el papel que desempeñan las mujeres en la economía del hogar. Algunos ejemplos de este tipo de acciones son las medidas para que los trabajadores puedan equilibrar las responsabilidades laborales y familiares, y la entrega de incentivos en el lugar de trabajo para ofrecer cuidado infantil y permisos paternales.

Globalización

Es necesario lograr un proceso de globalización inclusivo, gobernado democráticamente y que ofrezca oportunidades y beneficios concretos para todas las personas y países. La Comisión Mundial sobre la Dimensión Social de la Globalización fue establecida por el Consejo de Administración de la OIT en febrero de 2002 ante una iniciativa del Director General para responder al hecho de que en el sistema multilateral parecía no existir un espacio dedicado a abordar la dimensión social de las diversas facetas de la globalización. El informe de esta Comisión, Por una globalización justa: crear oportunidades para todos, fue el primer intento de realizar un diálogo estructurado entre representantes de sectores con diferentes opiniones sobre la dimensión social de la globalización, con el objetivo de encontrar intereses comunes al discutir sobre uno de los más controversiales y divisivos temas de nuestra época.

Pobreza

Para romper con el ciclo de la pobreza es necesario crear nuevas oportunidades y bienestar al nivel local. La OIT desarrolla un programa para la comunidad del trabajo, representada por sus miembros tripartitos, con la finalidad de movilizar sus considerables recursos para crear esas oportunidades y ayudar a reducir y erradicar la pobreza. La pobreza no es sólo un problema de los pobres. Es difícil vislumbrar una seguridad política y social en el mundo si un número tan grande de personas continúa atrapado en el ciclo de la pobreza o si perciben pocas oportunidades en un sistema global que les parece discriminatorio e injusto.

Desarrollo sostenible

La OIT estima que en la actualidad más de 1.000 millones de mujeres y hombres no tienen empleo, están subempleados o son trabajadores pobres. Uno de los resultados directos de esta situación es que cerca de 120 millones de trabajadores migrantes y sus familias han dejado el país de origen con la esperanza de encontrar un trabajo en otro lugar. Se calcula que en la próxima década serán necesarios 500 millones de nuevos puestos de trabajo para absorber los que entrarán a formar parte del mercado del trabajo, la mayoría jóvenes y mujeres. Ellos son parte de la dimensión social que debe tener el desarrollo sostenible, y por eso sus necesidades deben estar presentes en las políticas que se diseñen para alcanzarlo.

Salud y seguridad en trabajo

Cada día mueren 6.300 personas a causa de accidentes o enfermedades relacionadas con el trabajo – más de 2,3 millones de muertes por año. Anualmente ocurren más de 317 millones de accidentes en el trabajo, muchos de estos accidentes resultan en absentismo laboral.

El coste de esta adversidad diaria es enorme y la carga económica de las malas prácticas de seguridad y salud se estima en un 4 por cierto del Producto Interior Bruto global de cada año.

Las condiciones de seguridad y salud en el trabajo difieren enormemente entre países, sectores económicos y grupos sociales. Los países en desarrollo pagan un precio especialmente alto en muertes y lesiones, pues un gran número de personas están empleadas en actividades peligrosas como la agricultura, la pesca y la minería. En todo el mundo, los pobres y los menos protegidos – con frecuencia mujeres, niños y migrantes – son los más afectados.

El Programa de Seguridad y Salud en el Trabajo y Medio Ambiente de la OIT, SafeWork, tiene como objetivo crear conciencia mundial sobre la magnitud y las consecuencias de los accidentes, las lesiones y las enfermedades relacionadas con el trabajo. La meta de SafeWork es colocar la salud y la seguridad de todos los trabajadores en la agenda internacional; además de estimular y apoyar la acción práctica a todos los niveles. 
Trabajo decente es trabajo seguro.

Seguridad social

Sólo 20 por ciento de la población mundial tiene una protección social adecuada, y más de la mitad no tiene ninguna cobertura. La OIT promueve políticas y ofrece asistencia a los países con el objetivo de ayudar a extender la protección social a todos los miembros de la sociedad. La seguridad social implica acceso a la asistencia médica y garantía de ingresos, en especial en caso de vejez, desempleo, enfermedad, invalidez, accidentes en el trabajo o enfermedades profesionales, maternidad, o pérdida del principal generador de ingresos de una familia. La “Campaña mundial sobre seguridad social y cobertura para todos” lanzada en 2003 se basa en actividades ya puestas en marcha en más de 30 países, e incluye proyectos que apoyan a los países a extender la cobertura al nivel nacional y a fortalecer las organizaciones de seguridad social de base comunitaria.

Seguridad del empleo

Los políticos enfrentan el desafío de regular un mercado laboral que evoluciona rápidamente en el contexto de una economía globalizada. ¿Escucharán ellos el llamado a aprobar una mayor flexibilidad frente a lo que con frecuencia es presentado como rigidez del mercado, es decir protección y legislación del empleo, poder de negociación de los sindicatos, sistemas de bienestar generosos y altos impuestos al trabajo? ¿O se inclinarán por un modelo de “flexiguridad” que propone nuevas maneras de equilibrar la flexibilidad y la seguridad en relación al empleo, los ingresos y la protección social? La OIT promueve un modelo de “flexiguridad” que requiere pero también estimula altas tasas de empleo. El comportamiento del empleo será insatisfactorio si no hay empresas competitivas capaces de ajustar su fuerza de trabajo a las condiciones del mercado. Sin embargo los altos niveles de flexibilidad no resolverán el problema por si solos, a menos que los trabajadores tengan suficiente seguridad sobre sus empleos e ingresos, a través de recontratación intensiva, programas activos del mercado laboral, y respaldo de sus ingresos, lo cual podría motivarlos a aceptar mayor movilidad y flexibilidad, y a facilitar su adaptación. El diálogo entre gobiernos, trabajadores y empleadores para discutir estas políticas es esencial para poner en marcha modelos de “flexiguridad”.

Trabajadores domésticos

Los trabajadores domésticos realizan una serie de tareas para y en los hogares de otras personas. Entre estas labores están cocinar, limpiar, lavar la ropa y cuidar de los niños, ancianos o las personas con discapacidad. Trabajan como jardineros, vigilantes o chóferes de la familia. La mayoría son mujeres. Con frecuencia están excluidos, de jure o de facto, de la protección de la legislación laboral y de la seguridad social. Esto se debe en parte a que el trabajo doméstico se lleva a cabo en los hogares e involucra, en gran medida, tareas que las mujeres tradicionalmente llevan a cabo sin recibir un salario.

No obstante, ha habido un reconocimiento cada vez mayor, a nivel nacional e internacional, del valor económico y social del trabajo doméstico y de la necesidad de mejorar las condiciones de trabajo y de vida de los trabajadores domésticos. Un número de países ha puesto en práctica o está formulando medidas legales y políticas con este fin. Estas demuestran que existen diversas maneras de regular el trabajo doméstico.

Las características específicas del trabajo doméstico y las diversas realidades en el mundo exigen enfoques innovadores y creativos para proteger a los trabajadores domésticos y al mismo tiempo responder a las necesidades de las familias y hogares que los emplean. Esta página web se propone apoyar las iniciativas en este sentido, al facilitar el intercambio de información, las experiencias de los países y los conocimientos, y herramientas prácticas sobre trabajo doméstico.

Trabajo infantil

En la actualidad, cerca de 215 millones de niños trabajan en el mundo, muchos a tiempo completo. Ellos no van a la escuela y no tienen tiempo para jugar. Muchos no reciben alimentación ni cuidados apropiados. Se les niega la oportunidad de ser niños. Más de la mitad de estos niños están expuestos a las peores formas de trabajo infantil como trabajo en ambientes peligrosos, esclavitud, y otras formas de trabajo forzoso, actividades ilícitas incluyendo el tráfico de drogas y prostitución, así como su participación involuntaria en los conflictos armados.
El Programa Internacional para la Erradicación del Trabajo Infantil (IPEC), guiado por los principios consagrados en el Convenio núm 138 sobre la edad mínima y el Convenio núm 182 sobre las peores formas de trabajo infantil de la OIT, trabaja para alcanzar la abolición efectiva del trabajo infantil.

Trabajo decente

El trabajo decente resume las aspiraciones de la gente durante su vida laboral. Significa contar con oportunidades de un trabajo que sea productivo y que produzca un ingreso digno, seguridad en el lugar de trabajo y protección social para las familias, mejores perspectivas de desarrollo personal e integración a la sociedad, libertad para que la gente exprese sus opiniones, organización y participación en las decisiones que afectan sus vidas, e igualdad de oportunidad y trato para todas las mujeres y hombres.

Trabajo forzoso

La OIT combate esta práctica y las condiciones que permiten aún exista. El trabajo forzoso adopta diversas formas, incluyendo la servidumbre por deudas, el tráfico y otras formas de esclavitud moderna. Las víctimas son los más débiles. Mujeres y niñas son obligadas a prostituirse, los migrantes son atrapados en esquemas de servidumbre por deudas, y los trabajadores son retenidos en talleres o granjas explotadoras en forma ilegal con escasa o ninguna compensación. La OIT ha trabajado desde sus principios para enfrentar el trabajo forzoso y las condiciones que lo generan, y ha establecido un Programa especial de acción para combatir el trabajo forzoso con el fin de intensificar sus esfuerzos.

Tripartimos y diálogo social

En todas las actividades de la OIT es importante la cooperación entre gobiernos y organizaciones de empleadores y trabajadores para fomentar el progreso social y económico. El diálogo entre el Gobierno y los dos “interlocutores sociales” promueve los consensos y la participación democrática de los actores clave del mundo del trabajo. La OIT es la única agencia “tripartita” de las Naciones Unidas, pues congrega a representantes de gobiernos, empleadores y trabajadores para que diseñen conjuntamente normas de trabajo, políticas y programas. El diálogo social puede significar negociación, consulta o simplemente un intercambio de información y opiniones entre representantes de gobiernos, empleadores y trabajadores.

VIH/SIDA

En un período relativamente corto, la pandemia del VIH/SIDA se ha convertido en uno de los temas laborales más urgentes de nuestra época. Además del impacto devastador de la epidemia sobre mujeres y hombres y sus familias, el mundo del trabajo se ha visto afectado de diversas maneras. Por ejemplo, la discriminación contra las personas con VIH/SIDA atenta contra los derechos laborales fundamentales y afectos las posibilidades de obtener un trabajo decente. Tras una serie de consultas con gobiernos, empleadores y trabajadores, la OIT adoptó en 2001 un Repertorio de recomendaciones prácticas sobre VIH/SIDA y el Mundo del Trabajo. Este instrumento pionero fue concebido para ayudar a mitigar la diseminación del VIH/SIDA y para reducir su impacto sobre el trabajo. Los principios básicos citados en este Repertorio incluyen la no discriminación, igualdad de género, ambiente de trabajo saludable, no realizar examentes de VIH con propósitos de empleo, confidencialidad y continuidad de la relación laboral. Su contenido sirve de referencia para empleadores y sindicatos que negocian acuerdos sobre como manejar el tema del VIH/SIDA en el trabajo.

La OIT y América Latina

Desde la fundación de la OIT en 1919, los países del continente americano han tenido una participación importante. Hace ya 90 años, un total de 17 países de este continente aceptaron ser miembros de la nueva Organización creada para enfrentar los desafíos del mundo del trabajo en una era de modernización vertiginosa.

Hace 90 años también fue realizada la 1ª Conferencia Internacional del Trabajo, durante la cual se aprobaron los primeros seis convenios en la historia de las normas laborales internacionales con la presencia de 40 delegaciones de países o territorios del mundo. En ese encuentro hubo 16 delegaciones de América.

En la actualidad hay 34 países del continente americano, de un total de 182 del mundo, que pertenecen a la OIT y participan en sus actividades. La Organización Internacional del Trabajo además tiene desde 1999 como Director General a un latinoamericano, el chileno Juan Somavia, primer representante del mundo en desarrollo en acceder a ese cargo.

En los tiempos fundacionales de la OIT, América Latina fue escenario de una de las primeras giras de un Director General de la Organización. Entre fines de junio y comienzos de septiembre de 1924, Albert Thomas, quien fue el primero en encabezar la OIT desde 1920, decidió visitar diversos países de la región.

“Nuestro primer Director regresó profundamente impresionado de aquel viaje”, relató en 1959 el Director General adjunto de la OIT, Jef Rens, en una publicación sobre “América Latina y la OIT”. Thomas alentó a los países a participar en las actividades de la Organización y a ratificar los convenios laborales internacionales. Y su viaje fue fructífero, pues durante la gira Chile realizó las ocho primeras ratificaciones de un Estado de América del Sur.

El año de 1936 fue decisivo en la historia de la participación americana en la Organización. Ese año, por primera vez desde su fundación, la OIT organizó una reunión de carácter regional. Santiago de Chile fue elegida como sede de la Primera Conferencia Regional de la OIT de los Estados Miembros de América. La segunda Conferencia regional de la OIT en las Américas fue realizada en La Habana, Cuba, en 1939.

En 1936 el temario de la reunión regional incluía como “primera cuestión del orden del día” un “informe sobre el trabajo de las mujeres”, en el cual se destacaba que la protección de las mujeres trabajadoras constituía “uno de los deberes más urgentes”. Los seguros sociales, el trabajo de los niños y de los jóvenes y la aplicación de los convenios también fueron tema de discusión en ese encuentro.

Algunos especialistas en la OIT han destacado que durante la Segunda Guerra Mundial y en los años posteriores, los vínculos de los Estados americanos y la OIT fueron estrechos, y en los años 50 y 60 el volumen de asistencia técnica a los países latinoamericanos y caribeños fue relevante.

Justamente en 1953 se estableció en Lima, Perú, uno de los Centros de Acción de la OIT en la región (el otro estaba en México). Desde 1968, Lima pasó a ser la sede de la Oficina regional de la OIT para América Latina y el Caribe. En la actualidad la OIT también tiene oficinas subregionales o nacionales en San José, Costa Rica; en Santiago, Chile; en Buenos Aires, Argentina; en Brasilia, Brasil; en Puerto España, Trinidad y Tabago; y en Ciudad de México, México.

La tradición de las reuniones regionales americanas, con participación de Estados Unidos y Canadá, se ha mantenido desde 1936 hasta ahora. La última fue el número XVII, realizado en Santiago de Chile en 2010. La próxima está prevista para 2014.

La estrategia de la OIT en América Latina y el Caribe es elaborada por la Oficina Regional a partir de las demandas y prioridades de sus constituyentes y del marco global de políticas de la Organización.

En cuanto a las prioridades de los constituyentes, éstas se reflejan –para el ámbito regional- en las conclusiones de las reuniones americanas de la OIT (Brasilia, 2006; Santiago, 2010). La reunión de Brasilia produjo una Agenda Hemisférica de Trabajo Decente 2006-2015, mientras que en la reunión de Santiago de Chile se adoptaron unas conclusiones en las que se dio clara prioridad a los temas de libertad sindical y negociación colectiva, creación de empleo a través de empresas sostenibles y fortalecimiento de la administración laboral.

Al nivel global, el Marco de Estrategias y Políticas de la OIT para 2010-2015 y el Programa y Presupuesto para 2012-2013 definen 19 resultados que guían la labor de la Oficina Internacional del Trabajo, tanto en la sede como en las regiones. Estos resultados, definidos y aprobados por la Conferencia Internacional del Trabajo que se realiza en junio cada año, son una guía para el desarrollo de la programación en la región y para la definición de los objetivos por país. La Declaración de 2008 sobre la Justicia Social para una Globalización Equitativa y el Pacto Mundial para el Empleo de 2009 también definen líneas prioritarias que influyen sobre la programación en la región.

Teniendo en cuenta estos antecedentes, el Equipo Directivo Regional de la OIT para América Latina y el Caribe definió algunas líneas de trabajo prioritarias de ámbito regional, cuyo desarrollo facilitará el cumplimiento de los objetivos nacionales.

Las líneas de acción prioritarias fueron concebidas para que en todos los casos sean desarrolladas a partir del diálogo social tripartito, con la participación activa de organizaciones de trabajadores y empleadores y a través de la promoción de las normas internacionales del trabajo relevantes.

Las áreas de trabajo prioritarias para la OIT en la región son:

1. Libertad sindical y la negociación colectiva
2. Empresas sostenibles
3. Administración del trabajo y la legislación laboral
4. Empleo y trabajo decente para la juventud
5. Protección social
6. Salud y seguridad en el trabajo
7. Pobreza, desigualdad y género

INTEGRANTES:

Rosa Areymi Acevedo García

Baeza Mendoza Sergio Eduardo

Fragoso Sánchez María del Pilar

Gutiérrez Ángeles Marvin

Muños Eluani Omar

Muños Castillo Darío

Valdovinos Velasco Miguel Ángel

lovera

  1. Leave a comment

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: