¿QUÉ ES LA OIT?

¿QUÉ ES LA OIT?1

 

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) se ocupa de los aspectos económicos y sociales del desarrollo y ha desarrollado desde su establecimiento, en 1919, un amplio marco de normas y directrices laborales internacionales que han sido incorporadas la mayor parte de las legislaciones nacionales, además de ocuparse de su vigilancia.

El principio de que la estabilidad y la integración sociales solo pueden sostenerse si se basan en la justicia social es el que guía toda la labor de la OIT, especialmente el respeto al derecho al empleo con remuneración equitativa y en lugares de trabajo saludables. Para lograr este objetivo la OIT lleva a cabo lo siguiente:

La formulación de políticas y programas internacionales para promover os derechos humanos básicos, mejorar las condiciones de trabajo y de vida y aumentar las oportunidades de empleo.
La elaboración de normas laborales internacionales que sirvan de directrices para que las autoridades nacionales pongan en práctica políticas laborales racionales; asimismo respalda estas normas con un sistema para supervisar su aplicación
La capacitación, educación, investigación e información para impulsar su labor en los ámbitos mencionados, especialmente a través del Centro Internacional de Capacitación de la OIT, con sede en Turín, Italia.

En lo relativo al disfrute del trabajo digno, la OIT ha aprobado los cuatro objetivos siguientes:

Promover y realizar los derechos fundamentales en el trabajo
Crear más oportunidades de empleo e ingresos dignos para las mujeres y los hombres
Ampliar la cobertura y eficacia de la protección social de todas las personas
Fortalecer el dialogo entre los gobiernos, los trabajadores y los empresarios

La labor de la OIT se centra en diversos ámbitos para lograr los objetivos señalados anteriormente. Estos ámbitos son:

La salud y la seguridad en el trabajo
la promoción de las empresas pequeñas y medianas, la eliminación de la discriminación y la desigualdad entre los sexos
La supresión progresiva del trabajo infantil
la promoción de la “Declaración de Principios de la OIT relativa a los derechos fundamentales en el trabajo”, aprobada por la Conferencia Internacional del Trabajo en 1998

La OIT también proporciona cooperación técnica para apoyar la democratización, el alivio de la pobreza mediante la creación de empleos y la protección de los trabajadores. Esta labor la realiza por medio del apoyo al os países para elaborar su legislación y para tomar medidas prácticas que les ayuden a aplicar las normas de la OIT. Los proyectos se ejecutan mediante la colaboración estrecha entre los países receptores, los donantes y la OIT, que tiene una red de oficinas zonales y regionales por todo el mundo, aplicando programas en alrededor de 140 países y territorios. Durante el último decenio ha invertido un promedio de 130 millones de dólares anuales en proyectos de cooperación técnica.

La OIT también promueve estudios y debates sobre nuevas cuestiones que revisten interés para la Organización, centrándose en el análisis de la relación entre las instituciones laborales, el crecimiento económico y la equidad social. Esto lo hace a través del Instituto Internacional de Estudios Laborales que también a establecido, redes internacionales de investigación y lleva a cabo programas de educación.

PRINCIPIOS DE LA ORGANIZACIÓN INTERNACIONAL DEL TRABAJO2

La Organización Internacional del Trabajo se funda en el principio – inscrito en su Constitución – de que la paz universal y permanente sólo puede basarse en la justicia social.

La OIT ha sido la fuente de las conquistas sociales que caracterizan a la sociedad industrial, como la jornada de trabajo de ocho horas, la protección de la maternidad, la legislación sobre el trabajo infantil y otras políticas que promueven la seguridad en el lugar de trabajo y unas relaciones laborales armoniosas.

La OIT es el marco institucional internacional que hace posible abordar estas cuestiones y hallar soluciones que permitan la mejora generalizada de las condiciones de trabajo. Ningún país ni sector de actividad económica hubiera podido permitirse introducir por sí solo cualesquiera de estas políticas sin una acción concertada y simultánea de sus competidores.

Para alcanzar estos objetivos, la OIT

(Derecho al trabajo)

1. Formula políticas y programas internacionales para promover los derechos humanos fundamentales, mejorar las condiciones de trabajo y de vida y aumentar las oportunidades de empleo;

2. Establece normas internacionales del trabajo, respaldadas por un sistema singular de control de su aplicación, que sirven de orientación a las autoridades nacionales para poner en ejecución estas políticas;

3. Formula y lleva a cabo, en asociación activa con sus mandantes, un amplio programa de cooperación técnica internacional que ayuda a los países a llevar a la práctica dichas políticas;

4. Lleva a cabo actividades de formación, educación, investigación y publicación que contribuyen al progreso de todos estos esfuerzos.

 

La Declaración de Filadelfia (Derecho al trabajo)

En 1944, la Conferencia Internacional del Trabajo, reunida en Filadelfia (Estados Unidos), adoptó la Declaración de Filadelfia en la que se definen nuevamente los fines y objetivos de la Organización basándose en los principios siguientes:

• El trabajo no es una mercancía.

• La libertad de expresión y de asociación es esencial para el progreso constante.

• La pobreza, en cualquier lugar, constituye un peligro para la prosperidad de todos.

• Todos los seres humanos sin distinción de raza, credo o sexo, tienen derecho a perseguir su bienestar material y su desarrollo espiritual en condiciones de libertad, dignidad, seguridad económica e igualdad de oportunidades.

NORMATIVIDAD    Normas Internacionales del Trabajo

Una de las funciones más antiguas e importantes de la OIT consiste en establecer normas internacionales bajo la forma de convenios o recomendaciones. Estos instrumentos son adoptados por la Conferencia Internacional del Trabajo, órgano tripartito que reúne a los empleadores, los trabajadores y los gobiernos. Los Estados Miembros que ratifican un convenio tienen la obligación de aplicar sus disposiciones. Las recomendaciones, que no requieren ratificación, les brindan orientaciones sobre las políticas, la legislación y la practica que adoptan en el plano nacional.

Los convenios y las recomendaciones adoptados desde 1919 abarcan prácticamente todas las cuestiones que se plantean en el mundo del trabajo: el respeto de los derechos humanos fundamentales (especialmente la libertad sindical, el derecho de sindicación y negociación colectiva, la erradicación del trabajo forzoso y del trabajo infantil y la eliminación de la discriminación

en el empleo), la administración del trabajo, las relaciones laborales, la política de empleo, las condiciones de trabajo, la seguridad social, la seguridad y salud en el trabajo, el empleo de la mujer y el empleo de ciertas categorías especiales como los trabajadores migrantes y la gente de mar.

Cada Estado Miembro tiene que someter todos los convenios y recomendaciones adoptados por la Conferencia a las autoridades nacionales competentes para que estas decidan la acción a emprender.

El número de ratificaciones de los convenios aumenta regularmente. Para garantizar la aplicación de estos textos, en la legislación y en la practica, la OIT ha establecido un sistema de control que es el más avanzado de todos los dispositivos de este tipo: expertos independientes evalúan objetivamente la manera en que se cumplen las obligaciones contraídas y los casos de no conformidad son examinados por los órganos tripartitos de la Organización. Existe un procedimiento especial para procesar las quejas por violación de la libertad sindical.

Los convenios fundamentales de la OIT

Núm. 29

Trabajo forzoso (1930)

Dispone la eliminación del trabajo forzoso u obligatorio en todas sus formas. Se admiten algunas excepciones, tales como el servicio militar, el trabajo penitenciario adecuadamente controlado y el trabajo obligatorio en situaciones de emergencia, tales como guerras, incendios o terremotos.

Núm. 87

Libertad sindical y protección del derecho de sindicación (1948)

Establece el derecho de todos los trabajadores y empleadores a constituir las organizaciones que estimen convenientes y a afiliarse a ellas, sin autorización previa, y dispone una serie de garantías para el libre funcionamiento de tales organizaciones, sin la injerencia de las autoridades publicas.

Núm. 98

Derecho de sindicación y de negociación colectiva (1949)

Prevé́ garantías contra los actos de discriminación antisindical y la protección de las organizaciones de trabajadores y de empleadores contra actos de injerencia de unas respecto de otras, así́ como medidas destinadas a alentar la negociación colectiva.

Núm. 100

Igualdad de remuneración (1951)

Establece el principio de la igualdad de remuneración y de prestaciones entre las mujeres y los hombres por un trabajo de igual valor.

Núm. 105

Abolición del trabajo forzoso (1957)

Prohíbe el uso de toda forma de trabajo forzoso u obligatorio como medio de coerción o de educación políticas, como castigo por haber expresado determinadas opiniones políticas o posturas ideológicas, como método de movilización de la mano de obra, como medida de disciplina en el trabajo, como castigo por haber participado en una huelga o como medida de discriminación.

Núm. 111

Discriminación (empleo y ocupación) (1958)

Prevé́ la adopción de una política nacional destinada a eliminar toda discriminación en materia de empleo, formación y condiciones de trabajo que esté basada en motivos de raza, color, sexo, religión, opinión política, ascendencia nacional u origen social, y a promover la igualdad de oportunidades y de trato.

Núm. 138

Edad mínima (1973)

Tiene por finalidad la abolición del trabajo infantil y estipula que la edad mínima de admisión al empleo no debe ser inferior a la edad en que cesa la enseñanza obligatoria.

Núm. 182

Las peores formas de trabajo infantil (1999)

Exige la adopción de medidas inmediatas y eficaces para garantizar la prohibición y la eliminación de las peores formas de trabajo infantil, especialmente todas las formas de esclavitud y practicas similares, el reclutamiento forzoso de niños para su utiliza- cien en los conflictos armados o su explotación en la prostitución, la pornografía y cualquier actividad ilícita, así́ como el trabajo que pueda perjudicar la salud, la seguridad y la moralidad de los niños.

El trabajo infantil

El trabajo infantil constituye un problema apremiante desde el punto de vista social, económico y de los derechos humanos. Se estima que hay 250 millones de niños trabajando en todo el mundo, a los que se priva de una educación adecuada y de las libertades fundamentales, al tiempo que se pone en grave peligro su salud. Los niños son los que pagan el precio más elevado de esta situación, pero los países también salen perjudicados. Acabar con el trabajo infantil constituye un fin en sí mismo, pero es también un modo muy eficaz de promover el desarrollo económico y humano.

El Convenio de la OIT sobre la edad mínima, 1973 (núm. 138), que establece el principio de la abolición efectiva del trabajo infantil, ha sido reforzado por la adopción en 1999 del nuevo Convenio (núm. 182) sobre las peores formas de trabajo infantil, mediante el cual los Estados signatarios se comprometen en tomar medidas inmediatas para eliminar todas las formas intolerables de trabajo infantil, desde la esclavitud y el trabajo forzoso hasta la utilización de niños en actividades ilícitas. A medida que la comunidad internacional fue tomando conciencia del carácter abyecto del trabajo infantil, el movimiento surgido para combatirlo se convirtió́ en una causa mundial de un alcance y un vigor sin precedentes. Es un movimiento que va más allá́ de las fronteras políticas, lingüísticas, culturales o religiosas y que reúne a todos los actores de la sociedad civil – gobiernos, empleadores, sindicatos, ONG y organizaciones religiosas – en torno al objetivo común de acabar con la explotación de los niños por el trabajo.

El Programa Internacional para la Erradicación del Trabajo Infantil (IPEC) administra actualmente, en diferentes regiones del mundo, más de 1 000 programas destinados a promover alternativas al trabajo infantil. A perjudicar su salud, su seguridad o su moralidad.

Genero y empleo

La igualdad entre los géneros es un elemento clave del programa de acción de la OIT a favor de un trabajo decente para todos. Constituye, como el desarrollo, una problemática que se plantea en el ámbito de los cuatro objetivos estratégicos de este programa.

En este campo, la OIT ha adoptado un enfoque especifico que consiste en integrar en todas sus políticas y programas las cuestiones relativas a la igualdad entre los sexos.

Las mujeres han transformado los mercados de trabajo en el mundo entero. En ciertos casos, han conseguido un aumento de sus oportunidades de empleo y una mayor independencia económica. No obstante estos progresos, las mujeres siguen estando globalmente desfavorecidas en el mercado laboral: en casi todos los países, siguen siendo mayoría entre los trabajadores no retribuidos, entre los que ocupan empleos precarios y entre aquellos que renunciaron a buscar trabajo.

La OIT se esfuerza por remediar las desigualdades entre hombres y mujeres en el mercado de trabajo mediante un enfoque integrado que está basado principalmente en dos programas:

• El Programa internacional de más y mejores empleos para la mujer, que apunta a incrementar el numero de empleos accesibles a las mujeres (creación de empleos, formación, desarrollo del espíritu empresarial, mejor acceso al mercado de trabajo, igualdad de oportunidades) y a mejorar la calidad de estos empleos (igualdad de remuneración, lucha contra la segregación profesional, seguridad y protección de la salud, mejora de las condiciones de trabajo en los empleos atípicos, seguridad social, medidas que permitan conciliar responsabilidades familiares y obligaciones profesionales, protección de los trabajadores vulnerables).

• El Programa de robustecimiento de la capacidad para la igualdad entre los sexos, la erradicación de la pobreza y el fomento del empleo, cuyos objetivos son favorecer el acceso de las mujeres a empleos de calidad, reforzar su poder de negociación y encontrar soluciones innovadoras para mejorar la protección social, especialmente en el sector no estructurado.

Empleos e ingresos decentes

Una de las misiones más importantes de la OIT es promover el empleo productivo y libremente escogido, condición sin la cual no se pueden conseguir ni el desea- rollo social y económico ni la realización personal. La mundialización, que ha traído consigo tanto un aumento de la prosperidad como de las desigualdades, pone a prueba los límites de nuestra responsabilidad colectiva. Ahora más que nunca, la Organización sigue comprometida en alcanzar el pleno empleo en el mundo entero.

Para que todo el mundo en todas partes pueda acceder a un trabajo decente, en condiciones de libertad, igualdad, seguridad y dignidad, la OIT, en contacto permanente con sus mandantes – trabajadores, empleadores y gobiernos – contribuye a elaborar polito- cas innovadoras en materia de empleo, de mercado de trabajo y de formación.

Una mejor coordinación internacional de las políticas macroeconómicas es indispensable para reducir los costes sociales de la mundialización. Con la investigación, análisis y asesoramiento que les brinda, la OIT ayuda a sus mandantes y a otros actores, especialistas en desarrollo de las empresas, del comercio, de las inversiones o de la banca y directivos de empresas, a favorecer la creación de empleos decentes, especialmente promoviendo las pequeñas empresas, el micro financiamiento y sistemas de formación eficaces.

Los objetivos de la OIT en materia de empleo son:

• Proporcionar a sus mandantes los instrumentos que necesitan para analizar la evolución de la actividad económica y del mercado de trabajo, así́ como elaborar y negociar políticas y programas eficaces de fomento del empleo a nivel mundial y regional;

• Fomentar el empleo mediante el desarrollo de las pequeñas empresas;

• Ayudar a las mujeres a obtener más y mejores empleos;

• Aplicar eficazmente políticas y pro- gramas que contribuyan a revalorizar las actividades del sector informal;

• Asesorar a los gobiernos de los países en proceso de transición de una economía de planificación centralizada a una economía de mercado, sobre todo en el campo de las políticas de empleo, de mercado de trabajo y de recursos humanos;

• Adoptar o reforzar programas diseñados específicamente para ciertas categorías de trabajadores como los jóvenes, los discapacitados, los migrantes o las poblaciones indígenas para que puedan acceder a un empleo decente.

El fomento de las pequeñas empresas es un elemento clave de la acción de la OIT a favor de la creación de empleos, dentro de la cual la restructuración de las empresas constituye un aspecto importante.


 

FORTALECIMIENTO DEL SISTEMA DE NORMAS INTERNACIONALES DEL TRABAJO3

 

Se están realizando esfuerzos por aumentar el impacto, la coherencia y la pertinencia del conjunto de las normas del trabajo y mejorar el procedimiento de control. El examen pormenorizado de la normas del trabajo llevado a cabo por el Consejo de Administración ha dado lugar a la identificación de 71 convenios y 73 recomendaciones como instrumentos plenamente actualizados y apropiados para ser objeto de promoción, lo que permite a la OIT centrar sus esfuerzos en esos instrumentos.

La seguridad y salud en el trabajo fue seleccionada como una de las esferas normativas que han de promoverse de manera integrada, movilizando a todos los medios de acción de la OIT. En la reunión de la Conferencia Internacional del Trabajo de 2003 se adoptó una estrategia global en materia de seguridad y salud en el trabajo. El Consejo de Administración decidió incluir en el orden del día de la reunión de la Conferencia del próximo año un punto relativo a la elaboración de un nuevo instrumento para establecer un marco promocional en el ámbito de la seguridad y la salud en el trabajo. La migración y el empleo de los jóvenes han sido seleccionados también como temas para desarrollar discusiones similares por parte de la Conferencia. Otro enfoque planteado es el que consiste en la refundición de las normas relativas a las cuestiones marítimas. El proceso de examen y refundición de todas las normas existentes relacionadas con el trabajo marítimo debería dar lugar a una nueva norma global que será examinada en la próxima reunión marítima de la Conferencia.

A partir de estos planteamientos, podemos ver sin dificultad que es posible avanzar hacia la identificación de un conjunto más integrado de normas internacionales del trabajo que capte los elementos esenciales del enfoque relativo al trabajo decente.

Tal enfoque mejorará la eficacia del mecanismo de control establecido. Junto con una mayor asistencia a los mandantes en el ámbito nacional para el seguimiento del control de la aplicación de las normas de la OIT, esto relacionará más estrechamente el proceso de identificación de las deficiencias y los problemas con la acción para superarlos como se ha previsto en los debates en curso en el Consejo de Administración.

El fortalecimiento del vínculo entre las responsabilidades de la OIT en materia de control y su acción promocional en el plano de los países ayudará a garantizar que las normas del trabajo contribuyan a los programas de desarrollo económico y social. La compilación y el intercambio de experiencias de los distintos países en el proceso de desarrollo institucional que son necesarios para poner plenamente en práctica las normas internacionales del trabajo pueden reforzar aún más los medios de acción de la OIT. A este respecto, una cuestión importante para la OIT es el desarrollo de estrategias viables para abordar los problemas de gobernanza subyacentes en el crecimiento de la economía informal en muchos países. Esto supondrá, entre otras cosas, prestar asistencia a las organizaciones de empleadores y de trabajadores que actúan en la economía informal y el sector agrícola y fomentar actividades productivas con las salvaguardias que proporcionan un marco jurídico reconocido y aplicable. La labor de la OIT en relación con el movimiento cooperativo internacional es otra vía prometedora para promover la productividad y las actividades empresariales, así como el respeto de las normas del trabajo.

Con una perspectiva a más largo plazo, la modernización de las normas de la OIT y su mejor integración en un conjunto coherente para lograr una mayor eficacia plantea la cuestión de saber si es conveniente dotarse de instrumentos marco que contribuyan a la dimensión normativa del concepto de trabajo decente. El proceso de examen puede poner de manifiesto la necesidad de nuevos instrumentos o de instrumentos que contribuyan a una vinculación estructural racional de los convenios y recomendaciones existentes.

 


Fuentes de consulta

 

Cibergrafía

1)    Centro de Información de las Naciones Unidas. Asuntos Laborales. [fecha de consulta: 16 de febrero de 2013], disponible en: http://www.cinu.mx/temas/desarrollo-economico/asuntos-laborales/

2)    Organización Internacional del Trabajo. Constitución de la OIT. [fecha de consulta: 16 de febrero de 2013], disponible en: http://www.ilo.org/wcmsp5/groups/public/—dgreports/—dcomm/—webdev/documents/publication/wcms_082363.pdf

3)    Organización Internacional del Trabajo. Por una globalización justa El papel de la OIT. [fecha de consulta: 16 de febrero de 2013], disponible en: http://www.ilo.org/public/spanish/standards/relm/ilc/ilc92/pdf/adhoc.pdf

4)    Organización Internacional del Trabajo. Constitución de la OIT y textos seleccionados. [fecha de consulta: 16 de febrero de 2013], disponible en: http://www.ilo.org/public/spanish/bureau/leg/download/constitution.pdf

INTEGRANTES

Pérez Badillo Omar Ricardo – Titular

Aguilar Carpio Abigail

Álvarez Alcázar Miguel

Dorantes Huerta Adriana

Garduño Montiel Nayeli

Hurtado De la Mora Jesús Iván

CUARTA TAREA DE ADMINISTRACION

About these ads
  1. #1 by Juan Torres Lovera on February 20, 2013 - 1:28 am

    Bien delimitado felicitaciones, debido a la extensión es un trabajo completo.
    Es la base de las preguntas que se realizaran en el examen.
    Saludos JTL

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Follow

Get every new post delivered to your Inbox.

%d bloggers like this: